Menú

KIDULT

Arte#3

‘In art we trust’

Poesía Urbana. Así define Kidult, grafitero y activista, o activista y grafitero, a su obra. Critica el capitalismo y ha declarado la guerra al mundo de la moda, o mejor dicho a las grandes marcas. Siempre con su pasamontañas de calavera, ha conseguido que los medios de comunicación sigan sus boikots a los escaparates de las firmas que se enriquecen a toda costa, apropiándose de los iconos y referencias estéticas de la calle.

Los grafitis no dejan de ser una expresión callejera y en su defensa, Kidult, lleva desde el 2012 reivindicando sobre escaparates de todo el mundo y ganando enemigos aunque de la mismísima Marc Jacobs se trate. No es cuestión de molar y hacer de la gamberrada una excusa para recaudar. Para Kidult, el grafiti es una expresión callejera reivindicativa y de protesta.

La última que estuvo en el punto de mira ha sido A.P.C, una de sus tiendas en el barrio parisino de Le Marais, despertó con una gran pintada roja, “Niggas”, en el otro lado de la fachada, la definición, un tanto racista, fue usada en el desfile de la colección masculina, ya que el director creativo no tuvo reparo en utilizarla. El diseñador llevaba una pancarta que ponía: “Los últimos niggas de París”.

ssstendhal arte kidult NIGGAS 06
ssstendhal arte kidult CELINE 08

La excusa tras la polémica y dudosa expresión, no podía ser otra, que somos tontos y no entendemos el juego de palabras entre los looks presentados, ya que eran una combinación de los guettos y la famosa película ‘El último tango en París’. Si tras la tormenta viene la calma, en el caso de A.P.C no fue así, ya que perdió colaboraciones sonadas como la de Timberland, y no nos engañemos, Kanye West acabó fichando por Adidas.

Otros amigos de Kidult y de lo ajeno han sido firmas como Kenzo, Maison Martin Margiela, Christian Louboutin, Celine y Marc Jacobs. Todas ellas con algo en común, se han apropiado del grafiti para sus campañas y colecciones con un fin comercial. En la campaña de la fragancia Flower Tag de Kenzo, una modelo pintaba un muro con spray. En una sola noche, Kidult saboteó varias tiendas en París con la palabra TAG (así se reconocen los grafitis con firma, o propios a alguien).

ssstendhal arte kidult MARTIN MARGIELA 09
ssstendhal arte kidult chanel

En definitiva la reivindicación y la crítica es hacia todas aquellas marcas que usan el grafiti como una herramienta comercial sin saber nada sobre la cultura. Los grafitis de Kidult son irónicos, y un ejemplo claro son las pintadas con las que Chanel fue decorada: descuentos del 50% (en plena crisis económica mundial).

Las tiendas de Marc Jacobs en el Soho newyorkino fueron atacadas con la palabra ART. Jacobs hizo una foto a la fachada y empezó a comercializar la obra de Kidult, estampando en camisetas “Art by Art Jacobs” y se vendieron por 696 dólares. La reacción de Kidult no se hizo esperar al asequible precio de 6,89 euros bajo el título “Not Art by Kidult”.

ssstendhal arte kidult MARC JACOBS 04
ssstendhal arte kidult MARC JACOBS 05

Al año siguiente, en la fachada de la tienda parisina el número 686, que se relacionaba con los post en redes sociales , preguntando por cuánto lo vendería y generó #kidultarmyparis. Jacobs, siguió el enfrentamiento vistiendo al staff con gorras 686.

Actualmente, sus víctimas son logos, sin dejar la ironía y satirizando, incluso en ocasiones, estampando logos en camisetas, carteles o en sus propias obras, con el que el artista hace caja: Esperemos que sea para costearse sus viajes y nuevos extintores de pintura.

 

Jose M. Sainz

SSSTENDHAL magazine
Compartir

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies