Menú

CINÉPATA

Arte#9

8 representaciones de la locura en el cine actual

La locura es un término tan amplio, abstracto y desglosable en tantas patologías que ha sido un tema recurrente en el cine desde sus inicios. Desde pelis de serie B o de sobremesa, hasta auténticas reflexiones sobre diferentes estados o tipos de demencia, el cine nos ha acercado al mundo de la locura de manera más o menos fidedigna. Cierto es que ha estigmatizado ciertas enfermedades mentales, pero no olvidemos que estamos hablando de cine, no de ciencia, y que su papel también ha contribuido a generar una conciencia entre el gran público sobre la problemática de la enajenación.

Melancholia de Lars Von trier, 2011. Excelente documento sobre el proceso de depresión más severo: la melancolía. El film desarrolla un paralelismo entre la evolución depresión de la protagonista y el inminente choque de la Tierra con un nuevo planeta recién descubierto. A medida que el planeta se acerca a la Tierra, la depresión se hace más profunda, hasta el declive absoluto de la y el abandono a la sensación de estar muerta en vida. Todos los planos están llenos de tanto simbolismo que enfatizan la sensación de melancolía hasta envolverte.

Spider de David Cronenberg, 2002. Una película intimista centrada en la agobiante percepción del mundo por parte de una persona esquizofrénica. La esquizofrenia es una enfermedad residual, cada vez que se sufre un brote psicótico se va deteriorando cuerpo y mente. La trama se centra en la vida tras la salida de un psiquiátrico del protagonista. Muy deteriorado, tras el hospital se aloja en un hospicio, una especie de tránsito entre el manicomio y la libertad en el que la soledad y los recuerdos de una infancia atormentada le sumergen en un agónico trastorno.

Donnie Darko de Richard Kelly, 2001. El film no fue estrenado en cines hasta después de su distribución en DVD a causa de los atentados del 11S. El argumento se basa en una separación del universo tangencial y el universo primario, según explica Kelly en los director´s cut de 2004. El protagonista es un chico esquizofrénico y sonámbulo al que se le aparece un conejo antropomórfico para anunciarle el fin del mundo en menos de un mes. Desde ese momento se desencadenan sucesos surrealistas que hacen que en más de una ocasión no sepas donde situarte.

Gummo de Harmony Korine, 1997. Cuando se habla de la locura se suele pensar que es algo que sucede de repente, como un ‘click’, pero no es así. Generalmente la locura viene determinada por traumas. En la cinta, los personajes, subversivos y desesperanzados, viven en Xenia (Ohio) tras un terrible tornado que desoló todo el pueblo. Un grupo de adolescentes que pasa el tiempo matando gatos o experimentando su despertar sexual con disminuidos psíquicos. Una cinta experimental con personajes tan destrozados como el entorno que les acompaña.

La chanson de l´éléphant de Charles Binamé, 2015. Película canadiense ambientada nn un hospital psiquiátrico donde desaparece uno de los médicos y el director del hospital se reúne con el último paciente con el que tuvo contacto. El principal atractivo de la película son los diálogos y la manera en la que un psiquiatra entra en el juego de acertijos y códigos de un paciente para averiguar el paradero del desaparecido. La sensación de no saber donde va a terminar ninguna conversación llena de desasosiego los silencios generando una tensión constante.

Girl, interrupted de James Mangold, 1999. Nunca creí que fuera a poner una película en la que Whoopy Goldberg apareciera, debe de ser la locura. La historia se basa en las memorias de Susanna Kaysen, ingresada en un hospital psiquiátrico en los ‘60 tras que se le diagnosticara trastorno fronterizo de la personalidad siendo prácticamente una adolescente. Es una historia fácil de ver, que nos acerca a las diferentes patologías de sus compañeras de psiquiátrico dulcificando sus trastornos hasta hacerlos entrañables y nos muestra la fragilidad del demente.

No country for old men de los hermanos Coen, 2007. La figura del psicópata es una de las más controvertidas: son conscientes de sus actos. Por eso son penados con cárcel, y no ingresados en instituciones mentales. El personaje de Bardem en esta película es considerado uno de los retratos de la psicopatía más logrados. Con su falta de remordimientos y manipulación mata al todo el que se le cruza con una pistola de perno cautivo (lo que se usa para sacrificar reses) sin apenas inmutarse. Un personaje simplemente escalofriante y no solo por el corte de pelo.

Inland Empire de David Lynch, 2006. No se puede hablar de locura sin Lynch. Esta película se considera como un compendio del cine del director. Esto se muestra en un reparto plagado de sus actores habituales y encabezado por Laura Dern, interpretando a una actriz cuya percepción de la realidad que se va distorsionando y desdibujando. Entre historias paralelas y surrealistas, con conejos parlantes y planos expresionista, la película te transporta a un desvarío de tres horas sin más de tres minutos de continuidad. Todo un desafío a la narrativa convencional.

 

Raúl Cabanes

ssstendhal hipervinculo cine evasion1
ssstendhal hipervinculo cine.identidad1
SSSTENDHAL magazine
Compartir

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies