Menu

OMTURA

moda#11

En el artículo anterior me adentré estrepitosamente en el excitante mundo de la piel y sus infinitas funciones. La subjetividad del trato de la misma como elemento fetichista fue, sin duda, lo que más me abrumó. Esta vez os traigo a otro de los muchos artesanos que utilizan este antediluviano material para proyectar su arte.

Tel Aviv es una tierra donde la espiritualidad y el calor son los elementos fundamentales que definen su cultura, hoy es considerada para muchos el epicentro artístico y de vanguardia del país de San Pedro. Su ya conocida oferta artística, cultural, musical, etc, engendra un sinfín de nuevos talentos para el mundo.

Anton Edelshtein es uno de ellos. Nació en Rusia, pero a los 6 años toda su familia se mudó a Kiev, Ucrania. A los 15 años decidió que debía cambiar de vida drásticamente y voló, solo, a Tel Aviv, Israel, para continuarse a sí mismo. Fue aquí donde empezó sus estudios en la universidad de Shenkar especializada en ingeniería, diseño y arte. Su precoz y multicultural vida le aportaron una percepción de la realidad que floreció definitivamente una vez estuvo instalado.

OMTURA es el nombre de la firma de bolsos y mochilas que no tengo más remedio, pues mi curiosidad no ha podido soportarlo, y tengo que presentaros.

La filosofía fundamental de cada colección del joven Edelshtein es pasar por encima de los lapsos de la moda, elaborar piezas que vayan más allá de la tendencia y perduren en el tiempo, creando una unión espiritual entre el objeto y el cuerpo. Una lucha interna que brota de sus manos hacia cada pieza. Y digo manos porque cada una de las bolsas que elabora él y su pequeño taller, están creadas estrictamente a mano. Ya sé que esta es una característica muy común, hoy en día, dentro de los artesanos de la moda, pero si algo diferencia a Anton de los demás es la selección de los materiales. El uso de piel muy rígida propia de los cinturones para sus mochilas, obliga a que cada una de ellas sea necesariamente cosida a mano, pues todavía no existe maquinaria capaz de coser una piel tan sólida.

Presupongo que tocar cualquiera de sus creaciones tiene que ser una experiencia singular. Robustez y dureza hacen de cada artefacto un objeto de poder. Urbanismo futurista unido a inspiraciones del espiritualismo chamán en unas construcciones minimalistas nos demuestra que existen todavía caballeros de armadura merodeando por las urbes. Esto es lo que quiere trasmitirnos, mostrarnos un estilo arquitectónico profundamente místico donde la funcionalidad no esté reñida con la estética.

Su colección ‘Relative Overexposure’ fue presentada en la semana de la moda de París para la primavera verano de 2016. La fuerza de la influencia Bauhausiana cierra creaciones que van más allá de los gustos para resituarse en el podio del trabajo “bien hecho”. Piezas plagadas de siluetas nítidas y brillo satinado. Diagonales y rectas en objetos dignos de coleccionista. Todo esto adornado con correas que emulan las ya mencionadas armaduras dan así volumen y potencia a sus bolsos y mochilas, los grandes segundones del mundo de la moda. Con esto nos demuestra que cada pieza ansía desesperadamente unirse con su usuario en una relación íntima más allá de lo físico. Una relación en busca de la emoción.

OMTURA es más que una firma, es una religión. Una nueva forma de elaboración en la que lo intangible se diluye en lo tangible en un cautivador cóctel donde su singularidad es tu peculiaridad.

 

Atalanta

SSSTENDHAL magazine
Share

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies