Menu

MIGUEL SCHEROFF

ARTE #24

MIGUEL SCHEROFF

“Tengo tanto veneno que ya no me escuece vomitar mis miserias sobre el lienzo, si mi obra es fea, de mal gusto, violenta o demente… no me importa porque habla de lo que siento.” Los lienzos de gran formato de Miguel Scheroff muestran rostros sin piel, escenas de caza, retratos de una minuciosidad y técnica formidables que nos sumergen en reflexiones maduras e intensas. Si sus obras son potentes sus palabras no lo son menos. Bienvenidos al mundo Scheroff.

¿Por qué decidiste dedicarte a la pintura?
Siempre me he sentido un loser de la vida, de adolescente era el peor jugador de fútbol y baloncesto del instituto, no tenía habilidad para resolver problemas y me veía inferior a todos. Lo único que me hacía feliz era pintar ya que me ayudaba a olvidar mis ralladas y conseguía llamar la atención de los demás, era mi manera de decir “¡Hola tengo cosas que contar!”. Pero sin duda fue el enorme mundo interior de mi tía María y su amor a la pintura lo que hizo que me enganchase a la creatividad, ella me enseñó a curar mis heridas a través del arte.

Vienes de una familia tradicional y aficionada a la caza ¿Qué opina tu familia de tu obra y cómo ha influido en ella?
Mi familia es lo mejor que voy a tener nunca, sé que no les debe resultar sencillo comprender a un tarado que se dedica a pintar cabezas gigantes despellejadas o animales muertos, pero han hecho un enorme esfuerzo por adentrarse en mi mundo, respetarlo y ayudarme a mejorarlo a través de los consejos e historias que me transmiten. Al principio fue duro que aceptasen el hecho de que jamás volvería a comer animales pero ellos admiran mi postura animalista y admiten incluso que los principios que defiendo son más éticos.

¿Qué significado das a la carne en tus cuadros?
No sé si se trata de alguna especie de trauma pero apareció en mi obra sin premeditarlo. La carne es un material que define a todos los seres vivos, representarla pictóricamente supone para mí un modo de interiorizar y aceptar la violencia o la muerte, escudriñar su plasticidad a base de pincelada. Me acerca a comprender la fragilidad del propio elemento y me ayuda a convivir con las escenas que no puedo borrar de mi cabeza: hileras infinitas de animales muertos y apilados al final de una montería; la sangre humeante saliendo a borbotones del cuello de un cochino en las frías madrugadas de invierno, cuando mis abuelos hacían matanza; o la imaginería barroca tan bárbara y violenta, continuamente presente en esta tierra… para una persona sensible estos episodios tan brutales acaban haciendo mella. Si mis pinturas no me ayudasen a sacar fuera las luces y tinieblas que bombardean mi cabeza no las haría. Lo único que da sentido a mi trabajo es que muchas personas me explican que se identifican con lo que cuento y les ayuda de la misma manera que a mí, no hay nada más gratificante.

Tu obra está llena de contrastes entre lo dulce y amable y lo crudo y visceral ¿Qué tratas de expresar con este diálogo?
Así es, pertenecemos a una generación convulsa y sumergida en la inestabilidad emocional que generan los sentimientos antagónicos, habitamos un territorio voluble donde la belleza fascinante se ve continuamente salpicada por el más amenazante de los horrores. Los grandes desastres mundiales se han adueñado de nuestra cotidianidad, pero se nos exige ser felices a pesar de todo, Mister Wonderful ha hecho mucho daño, tenemos derecho a sentirnos mal. El ser humano es capaz de lo mejor y lo peor, me interesa rescatar esa contraposición de sentimientos para plasmarla en mis trabajos, quiero remover las vísceras del espectador para que reflexione sobre cuál es su papel en el mundo y qué es lo que está en sus manos mejorar.

¿Cuáles son tus referentes en pintura?
Soy muy fan de casi todo lo que derrocha personalidad y sensibilidad, además con aplicaciones como Instagram no paro de descubrir nuevos artistas diariamente. Enrique Marty, Glenn Brow, Yan Pei Ming, Kati Heck, Rinus Van de Velde, Marina Núñez, Jonathan Meese o una de mis grandes favoritas, Allison Schulnik…

He visto que participas en la edición de febrero de Art Madrid ¿Qué otros planes tienes para el futuro?
Después de tomar la decisión de no renovar mi contrato con Kir Royal Gallery, afortunadamente he recibido propuestas de diferentes espacios, posiblemente asista este año a Art Madrid con un proyecto muy potente con la galería murciana Léucade dirigida por Sofía Martínez Hernández. En cuanto a los planes más próximos tengo varios con los que estoy muy ilusionado: El día 27 de septiembre se inaugura Valencia Capital Animal en el Centro del Carmen, un proyecto de activismo cultural en defensa de los derechos de los animales. Por otro lado el 1 de Octubre comienzo una residencia artística en Lanzarote concedida por el nuevo Espacio DÖRFFI gestionado por Adonay Bermúdez, en el que llevaré a cabo un taller de pintura durante una semana. Otras exposiciones cercanas serán una individual en la nueva galería giennense AZUR dirigida por Nono Del Moral dentro del programa de la feria de Arte ArtJaén; o un proyecto comisariado por Lidón Sancho en la feria de arte de Castellón MARTE con el que también estoy muy motivado.

El ambiente en el que crecemos nos marca, nos define y forma parte intrínseca de nuestra visión del mundo. Pero en la mente de algunos privilegiados, personas sensibles y talentosas como Miguel Scheroff, existe un interruptor para hacer de lo terrible y sangriento algo poético, bello y con trasfondo. “Me preocupa el comportamiento del hombre, resulta turbador pero tenemos necesidades muy perversas y deseos terribles.”

 

Raúl Cabanes

SSSTENDHAL magazine
Share

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies