Menu

Girl, you’ll be a woman soon

Ocio#3

Girl, you’ll be a woman soon

Ocho visiones sobre la adolescencia femenina

por Sarah Valentín

La adolescencia es una concesión para la búsqueda y la experimentación individual, mientras quedan lejos todavía los desengaños de la madurez. Por este motivo es un periodo muy explorado por la investigación artística, ya que supone el momento existencial en el que se plantean por primera vez las grandes cuestiones de la vida, como el amor, el sexo, la amistad o la identidad. Por su propia naturaleza de cambio es una crisis, siempre motivada por alguna experiencia que actúa a modo de catarsis.

“Girl, you’ll be a woman soon… Soon, you’ll need a man”. He escogido como título la canción de Neil Diamond de manera irónica, ya que por suerte para nosotras -y para el cine- no es necesario un personaje masculino con la patología de Humbert Humbert para hacer una película interesante sobre adolescencia femenina, y como muestra esta lista. Más allá de la eclosión emocional de sus protagonistas, estas películas reflejan dilemas sociales y existenciales:

Welcome to the Dollhouse. 1995. El cine de Todd Solondz bebe del de John Waters en su mordacidad y brutal humor negro. No concede nada de heroicidad a sus personajes, sino que refleja la hipocresía y la disfuncionalidad en la que se desenvuelven. El personaje de Dawn Weiner, una encantadora geek maltratada por todos (especialmente por su familia) que sin embargo muestra una admirable fuerza y valentía, constituye un alegato a favor de los débiles y los marginados.

God Help the Girl. 2014. El debut de Stuart Murdoch como director es un ejercicio de estilo con una estética impecable, en el que los temas musicales se desarrollan con naturalidad, a diferencia de lo que ocurre en otros musicales. Aunque a la historia le falta fuerza, se intuye en los personajes la confusión propia de llamada Generación Y, así como las dificultades que encuentran para definir su identidad en un mundo complejo y cambiante.

Spring Breakers. 2012. Lo que parece una apología de la diversión caótica y nihilista al estilo Jersey Shore, se convierte en una visión terrorífica del sueño americano. Como un espejo distorsionado de nuestro tiempo. En ella la adolescencia es entendida como una ansiedad por encontrar la propia identidad a través de la eliminación de todos los límites. Como retrato generacional, se apropia de múltiples elementos de la cultura mainstream para conducirnos en un intenso viaje hacia su interior, en el que sólo hay vacío. Visualmente hipnótica, la última película de Harmony Korine es icónica desde la primera secuencia.

Heathers. 1989. Esta es la peli de instituto que siempre quisiste ver, una comedia negra en la que todos los tópicos son literalmente dinamitados. Todo en ella son aciertos, pero destaca el guión lleno de diálogos memorables y, sobre todo, Winona Ryder, que brilla en cada una de las escenas. Resulta inimaginable que se realizara una película similar hoy en día…

Naissance des pieuvres (Water Lilies). 2007. El cine de Céline Sciamma gira en torno al descubrimiento de la vida a través del cuerpo y la sexualidad. Las protagonistas conforman un triángulo en el que la amistad evoluciona hacia emociones más complejas, en una historia muy bien tramada, contada en un tono naturalista, fresco y enigmático.

La vie d’Adèle. 2013. Hubo una gran polémica alrededor de la película de Abdellatif Kechiche, pues es inevitable cuestionar si se habría mostrado de la misma manera una relación entre dos hombres. Quiero pensar que sí, que un estudio tan profundo de los personajes y de su relación requería mostrarlo todo. Es una historia de iniciación a la madurez -y al desencanto- que conmueve profundamente a todo aquel que ha amado y ha perdido.

Electrick Children. 2012. La historia comienza en una comunidad mormona fundamentalista de Utah, estableciendo un diálogo entre la religión y la cultura pop (concepción inmaculada + Hanging on the Telephone de The Nerves). Los personajes tratan de descubrir el mundo más allá de su asfixiante entorno, la rebelión eterna de la adolescencia. Un tema recurrente pero contado desde otro enfoque, en el que Rebecca Thomas demuestra sutileza y buen gusto en el trabajo de cámara.

Somersault. 2004. Heidi es una adolescente fascinante. Es dulce, curiosa y tiene una visión idealizada del amor, que trata de encontrar continuamente en los sitios equivocados. Esa inconsciente búsqueda la conducirá a un abrupto exilio en las montañas. Allí, encuentra refugio junto a Joe, un adolescente frágil y distante, tan confundido como ella, y trata de comprender la diferencia entre el sexo y el amor. El debut de la directora australiana Cate Shortland emana belleza y sensibilidad sin necesidad de estridencias dramáticas.

SSSTENDHAL magazine
Share

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies