Menu

ANTIHÉROES

ARTE #32

Una situación concreta, una infancia difícil o, porqué no, una maldad arraigada pueden ser la semilla de cualquier antihéroe. Personajes oscuros, alejados de la norma y de ser los protagonistas ideales que tanto nos ha ofrecido el cine en un intento de inspirarnos con actitudes ejemplares y mayormente… aburridas. Os presentamos algunas de las películas del siglo XXI con tramas más reales, más incómodas de lo habitual, con personajes diferentes, desfavorecidos e incomprendidos por “esa mayoría”.

Young adult de Jason Reitman, 2011. Cuando una persona de 37 años coge a su perro, un casete que le grabó su novio del insti y se larga en pijama a su pueblo natal para embarcarse en la reconquista de dicho novio, el cual está casado y acaba de tener un bebé, podemos hablar de un comportamiento psicopático que queda patente en un desenlace necesariamente catártico. Reflejo de la crisis existencial que inevitablemente habla de un estado depresivo con el añadido de un leve problema con el alcoholismo. A Mavis, aparentemente se la suda todo.

Monster de Patty Jenkins, 2003. La película se basa en la vida de Aileen Wuornos, una prostituta condenada a muerte en Florida. El personaje, interpretado por Charlize Theron, reúne todos los requisitos antiheroicos: un físico desagradable, una personalidad inestable y una fragilidad alarmante que le lleva a todos los extremos por la única persona que le ha amado. Una trama llena de dolor, incomprensión y represión que distorsiona la perspectiva de la protagonista hasta justificar siete asesinatos.

St. Vicent de Theodore Melfi, 2014. Oliver, de 12 años y el viejo Vincent (Bill Murray), sí, un señor realmente desagradable. Su casa, sus hábitos, su forma de vida en general reflejan ese ser políticamente incorrecto en que se ha convertido. Unos curiosos antagonistas que son el reflejo de lo compleja que es la vida y la importancia de las personas que realmente forman parte de ella. Sin que se nos olvide mencionar a Dakka, la stripper embarazada, también llamada “dama de la noche” y a una madre que lucha por conciliar trabajo y familia.

El erizo de Mona Achache, 2009. La película se basa en el best seller ‘La elegancia del erizo’. La historia cuenta las relaciones que se establecen entre personajes de un mismo edificio pero de rango social distinto en un intento de crítica de clases poco sutil que nos regala ciertos personajes interesantes. Josiane Balasko encarna a la portera del edificio, una viuda malcarada y poco sociable que trata de cumplir los estereotipos de su profesión para pasar desapercibida y esconderse en su burbuja de libros y chocolate hasta que conoce a Paloma, una niña precoz que quiere suicidarse al cumplir los 12.

Tres anuncios a las afueras de Martin McDonagh, 2017. Hija violada y asesinada, madre obviamente indignada y un sistema policial poco efectivo son el resultado de tres vallas publicitarias muy incómodas que ponen en evidencia esta situación y hacen que esta mujer y madre, borde, cínica y en contínua lucha por intentar hacer justicia, sobrepase ciertos límites. La protagonista, la actriz Frances McDormand, es la imagen del sufrimiento, de un intento de estoicismo boicoteado por las pasiones y de la dificultad de perdonar.

Magical Girl de Carlos Vermut, 2014. A veces las situaciones extremas te pueden llevar a decisiones oscuras. Y oscuridad no le falta a esta película pese a que el motor de la historia sea el último deseo de una niña enferma terminal. Luis, el padre de la niña, se involucra en una cadena de chantajes que le sumerge en un profundo y sombrío entorno que nos lleva hasta Bárbara, una auténtica antiheroína hipnótica y llena de locura, alejada de cualquier pauta u orden establecido que actúa según sus luchas internas e instintos.

Irina Palm de Sam Garbarski, 2007. Porque hay momentos en los que el dinero es imprescindible. Maggie es viuda, pasa los 50, tiene unas supuestas amigas y su nieto está muy enfermo. Y bueno, vive en una población a las afueras de Londres. En busca de un trabajo para conseguir ese dinero, sus manos y la oportunidad que le brindan pese a su edad, harán de ella la gran Irina Palm. La industria del sexo, una idea exportada de Tokio y no plantearse demasiado salirse de lo establecido arman la trama de esta cinta. ¿Qué lado del agujero es más vergonzoso, si es que acaso hay alguno que lo sea?

Spring breakers de Harmony Korine, 2012. Cuatro universitarias inician su spring break atracando un puesto de comida rápida, poco después son arrestadas por temas de drogas en un fiestón y termina sacándoles del calabozo un personaje llamado Alien, interpretado por James Franco. Alien es completamente amoral y está dispuesto a todo para que la fiesta no termine. Violencia, atracos a mano armada, tráfico de drogas y armas son algunos de los ingredientes de una historia brutal y caótica donde la ternura se esconde tras pasamontañas rosa y se baila con escopetas recortadas.

 

Raúl Cabanes y Silvia Pino

SSSTENDHAL magazine
Share

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies